Sobre mí

BeFunky Collage

Nací sin nombre, mi hermano me bautizó como Andypandy, pero en todos mis documentos oficiales dice que me llamo Andrea… Así, entonces, pueden llamarme como quieran.

Les cuento un poco de mi vida: yo, señoras y señores, aunque no nací ahí, soy de Lomas de Cocoyoc; un lugar que no es ni ciudad ni pueblo, pues a pesar de ser tranquilo y silencioso, no goza de la sencillez del campo, al mismo tiempo que su aire cosmopolita no viene acompañado de la cultura y el ritmo citadinos.

Es un paraíso verde decorado por un cielo color “azul perfecto”, durante el verano se ve jugar sobre las bardas de las casas blancas al espíritu rebelde de las buganvilias, mientras que en invierno, caen desmoronándose sobre los pastos, los pétalos blancos de los casahuates. Sobre nuestras ventanas se dibujan los volcanes, el Popocatépetl y el Iztaccihuatl, y aunque el primero de éstos está aún vivo, los rostros de ambos se encuentran cubiertos por el hielo.

Llegué al mundo a las 4:20 de la madrugada (haga cada quien sus conjeturas), el día de Santa Eulalia, dos antes de San Valentín, entre el ajetreo que causa a los floricultores y vendedores de chácharas con forma de corazón el día en que tienen que vender todo lo que no venden en un año. Por eso soy tan cursi, quizás.

Fui a la escuela como niña normal, llegaba todos los días con mi mochila, mi uniforme, el cabello largo despeinado, como ahora, y además mis compañeros me hacían bullying; justo como Dios me lo hace ahorita cuando se encarga de hacer que no pinte la pluma con la cual quiero escribir mis sueños. Pero ya después me pasa otra y volvemos a la normalidad.

Escribo por gusto, por vocación y porque así debe de ser. Siempre digo lo mismo, cuando era niña quería ser poeta y ¡no he crecido!, pues diario me levanto queriendo ser lo mismo, sola y sin despertador.

Nací enamorada (quizás por las condiciones del día en el que aparecí), ya me he preguntado si eso cuenta como discapacidad, pero al parecer no hay mucha información al respecto. Aun así, no importa, pues aunque luego duele, pienso que el amor es la poesía de la naturaleza y nos hace ver al mundo más bonito…

Uso lentes, sin ellos no veo más que corazones y estrellitas. Dicen que soy seria, yo no les hago caso. Soy intolerante al gluten y a las injusticias. Me encanta el café cargado, a toda hora, junto con una conversación profunda. Escribo como cuerda y vivo como loca, a veces al revés. Ya no sé qué más decir.

Una respuesta a “Sobre mí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .