Las princesas

Las princesas viven en torres de castillos;
las esclavas viven en departamentos grises.
Las princesas esperan a su príncipe;
las esclavas esperan que el que tienen cambie.

Las princesas se admiran al espejo,
aman su nariz, su pecho plano y su pancita.
Las esclavas evitan los reflejos,
y evitan ver su figura dentro de ellos.

Ellas quisieran tener otra nariz,
otros senos, otro cabello, otros pies,
quisieran poder ver hasta sus huesos
porque en el fondo anhelan estar muertas.

Las princesa viven en un sueño,
las esclavas desean dormir para poder soñar.
Las princesas aún son niñas,
las esclavas son niñas que han crecido.

Las princesas se aman a si mismas,
las esclavas desean ser alguien más.
Las princesas lloran cuando están tristes,
las esclavas viven buscando razones para estarlo.

Las princesas ven la vida como un juego,
las esclavas como un juego que han perdido.
Las princesas pueden ser eternas,
las esclavas pueden volver a ser princesas…

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.