Hoy y siempre

Mientras el mundo lloraba,
tú decías: sonríe.
Cuando no había nada que hacer,
tú decías: invéntalo.
Cuando me decepcionaba del amor,
tú decías: enamórate.
Cuando no hallaba la luz,
tú decías: conviértete en ella.
Cuando sufría por algo,
tú decías: mándalo al carajo.
Cuando dudaba de Dios,
tú decías: eres su milagro.

Entonces… gracias, papá,
por tus ideas raras, hoy tan mías;
por tus sueños locos, hoy cumplidos.
En fin… hoy y siempre:
gracias por heredarme tu nariz,
gracias por enseñarme a ser feliz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.