Constituyentes, ¡te amo! Aunque no lo creas

Screen Shot 2015-11-10 at 5.26.16 PM

A pesar de tener zonas rodeadas por el verde del bosque de Chapultepec, la avenida Constituyentes, “Consti”, “Prostituyentes” o como gusten llamarle es una avenida gris, de semblante árido y mirada arenosa, parece siempre estar de malas, y su malhumor es contagioso; ella logra corromper el corazón más puro con su voz estruendosa, con su olor a polvo y su terquedad. A ella no le importan los días ni los años, ella es un monstruo, un obstáculo, hablar de ella es como describir uno de los siete trabajos de Hércules; cuando a alguien se le hace tarde y se justifica diciendo “es que Constituyentes…” o algo similar, de inmediato se le respeta; significa que alguien se ha enfrentado a la bestia y la ha vencido, y para esto su única arma ha sido la serenidad.

Así la vida, ¡maldita Constituyentes! Basta con que suceda un accidente, una manifestación o que un zonzo se estacione mal para que la cosa empeore, en esta calle basta el vuelo de una mariposa para derribar el bosque, la fuerza de un rasguño es capaz de dar a la Hidra una o dos cabezas más. Y esto es todo los días, miles de personas debemos soportarla diario, vencer cada mañana a ese monstruo, la batalla casi siempre se libra en nuestro estómago y a veces en el hígado.

Pero, a estas alturas de la vida, creo que ya desarrollé una patología similar al Síndrome de Estocolmo y he aprendido a querer al monstruo que me secuestra diariamente y me pide una hora de tiempo como rescate. Ya aprendí a odiarla menos y a quererla más, aunque parezca imposible hasta le doy las gracias.

Sí, gracias Constituyentes, es por ti que he tenido un entrenamiento diario intensivo para tonificar mi músculo de la paciencia, ahora es muy raro que algo logre ponerme tan de malas; porque en medio de tu lentitud me has obligado a leer y a terminar libros que tenía a medias desde hace muchos años, porque en medio de tu ruido y calor tuve que aprender a meditar y a practicar mi onda zen, que ahí va mejorando; y sobre todo, gracias por no tener ninguna tienda interesante ni restaurante tentador… créeme, mi cartera te lo agradece.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.