Cuídame

Cuídame de mi pereza,
cuídame de mis mentiras,
cuídame de mi tristeza,
cuídame de mi desidia.

Dios mío…

No te pido me libres de los males
pues antes de mis manos,
ya encuentro tentaciones.

No te pido me cuides de los otros;
de mí, Tú, ¡protégeme!

Cuídame de la soberbia,
cuídame de mis errores,
cuídame de mi impaciencia,
cuídame hasta de la inteligencia.

Cuídame de mi fe,
pues en tu nombre
también he de equivocarme.

No te pido me cuides del aire.
Altísimo, cuídame de mi sangre.

Cuídame de mis ojos,
cuídame de mi piel,
cuídame de mis palabras,
cuídame de mis desilusiones.

No me alejes de mis enemigos,
cuídame de mí…
pues entre ellos también podré contarme.

Cuídame de esta mente,
cuídame de este cuerpo…

Cuídame de mi libertad,
cuídame de mi esclavitud.
Cuídame de lo que ignoro,
cuídame también de lo que sé.

Sálvame del Infierno de mi mente
líbrame de mis demonios pensamientos;
acompáñame a construir el Paraíso.

Hasta de las letras de mi nombre,
cuídame…

Una respuesta a “Cuídame

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.