A la UNAM, mi UNAM

Escribí este texto hace unos 5 años, casi… Cuando fui a recoger mi título. Hoy que pasé por ahí y vi todo cerrado, lleno de basura y esperando para finalizar el paro, sentí esas “ñáñaras” de tristeza y nostalgia que me pidieron revivirlo:

Captura de pantalla 2013-09-29 a las 22.45.02.png

“Estoy sentada en la “oficina”, la banca donde me sentaba diario a hacer mis tareas mientras esperaba para jugar tenis.  Vengo de las ventanillas donde me entregaron un título con tu nombre y el mío, mi cédula profesional y los mismos documentos que hace casi cinco años entregué en las ventanillas de avenida del Imán.

¿Por qué pasas tan rápido?, le pregunto al tiempo.  Siento como si apenas hubiera sido ayer aquel día que me perdí en tus caminos porque era nueva y no conocía las rutas del Pumabús. Pienso un momento y siento que el frío recorre mi cuerpo, un frío que se convierte en calor. Crecí, apenas me voy enterando.

Tengo ganas de llorar y no puedo hacerlo.  Antes de llegar aquí pasé por los pastos sobre los que me acostaba a escuchar el sonido de la tarde con mi novio, por la biblioteca en la que descubrí a los pensadores que formaron mi pensamiento, por las canchas en donde entrenaba tenis diario, por el Cybarium –el restaurante barato en donde comía diario-, por donde compraba mis miles de tazas  de café, por todos esos lugares que diario visitaba y que hoy parecen ser parte de otra época.

Veo mi título con calma, lo leo una y otra vez: me casé contigo bajo el juramento de “hasta que el título nos separe”, y el momento de separarnos llegó.  Observo los árboles, las ardillas y me siento me orgullosa de ser algo de ti.

Te veo con cariño UNAM linda, nunca te había visto así; hasta ahora sólo habías sido mi escuela y ya, pero ahora te percibí como un miembro de mí, como algo inmenso de lo que yo también formo parte.

¿Cómo te pagaré lo que me has dado?. Me respondo a mi misma con las palabras que sé que tú me dirías: trabajando diario con amor, defendiendo la garra con la que nos sellas a todos los que vamos a la “universidad del pueblo”, trabajando para poner el ejemplo a los demás que ahí estudian, sacando el “espíritu puma” en cada tarea de la vida.

Te prometo que así lo haré, pero aún así regresaré a darte lo que me has dado y más. Me diste mucho y eso te mereces. Admiro tu fuerza y tu valor, ver cómo aún eres la mejor a pesar de todas las piedras que te detienen.

Te quiero y siempre te querré, estaré siempre para ti y para tu gente que es la mía; y aunque tengas alma laica, toda la vida le pediré a Dios que te bendiga, Universidad de México.”

Ciudad Universitaria, México, 29 de septiembre de 2013

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.